El velatorio

El año viejo ha muerto. Viva el año nuevo
 
-Españoles: el año ha muerto. Lástima que no esté Arias Navarro para anunciarlo por la tele con cara compungida.
-¿Y quién eres tú, dinos, que no te recordamos? –hubiera dicho Alberti.
-Yo soy el presente, el tiempo en el que lloran los vivos.
-No llore usted, Señora, total para lo que valía…-podía haberle dicho Luís Sánchez Polack a la viuda.
-¿A la viuda de quién?
-A la viuda del año.
-¿Y quién es la viuda del año, si puede saberse?

Sueño

No sé si volverán las golondrinas a los balcones, pero hay cosas que es difícil que vuelvan a aquellos viejos pueblos en los que, a pesar de la humildad y la dureza del trabajo, imperaba la ilusión, la buena convivencia, el amor, la alegría, el bullicio, la esperanza, la vida.
 
Al escribir este poema, yo estaba viendo a una mujer que, amorosamente, encendía  el fogón de la mañana; a un hombre entregado al exigente reclamo de los animales, a un niño que enfrentaba sus ojos soñolientos al inmenso tazón del desayuno.

Navidad: la fotografía y la lírica

¿Hay una Navidad diferente cada año o podíamos decir que las Navidades son siempre las mismas? Yo creo que si miramos las cosas con rigor, objetividad y perspectiva, llegaremos a la conclusión de que, para bien o para mal, la transformación que ha sufrido la Navidad a lo largo de los últimos años es realmente notoria. Por ejemplo: si analizáramos las navidades de 1959, sin duda llegaríamos a la conclusión de que eran más familiares, más recoletas, más íntimas, más pobres, más espirituales y más religiosas que las navidades actuales. Y que las Navidades actuales son más aparentes, más desaforadas, más paganas, más exteriorizadas, más consumistas y más materiales que las Navidades de 1959. ¿Esto es bueno o es malo? Depende para quién. Para los que negocian con el juguete o el cava seguramente es muy bueno. No opinarán lo mismo los que entregan su alma a la meditación y viven la fiesta en el espíritu. ¿Qué es lo que opino yo? Eso importa muy poco, la verdad,  pero no voy a rehuir la pregunta: en los años gozosos de mi niñez, la Navidades eran muchas cosas fantásticas: los padres, los hermanos, los abuelos, el hogar, la lumbre, los perros, los gatos, los zapatos, la ilusión, la nieve... Ahora se resumen en dos: Noche y Buena. Lo demás es parafernalia y desafuero. Evidentemente, "nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos". El futuro es de los jóvenes. ¡Aleluya!

microsoft office 2010 student microsoft office 2010 student license creative suite 6 education license https://www.colornote.com see here buy oem zbrush 4r7 for apple mac cs6 extended online adobe cs6 extended serial number