logo

Río Fontirín, Muelas de los Caballeros, Zamora

Heme aquí, carne atribulada, monte arriba, piedras arriba, Peñas Arriba. Hacia la cumbre, hacia el pezón redondeado y trémulo, hacia el solar mortificado de la nieve, que se derrite; del agua, que se filtra; de la fuente, que brota en la ladera para hacerse río de sangre y eternidad, río de flora esplendorosa, río de fertilidades multiplicadas, río de belleza, río de gacelas atardecidas, río de baños ateridos y venturosos, río de molinos y amaneceres blancos y crecidas y sones y cánticos y transparencias. Flora no afeitada, flora exuberante y floreciente. Río cercano y entrañable, río del alma que arrastra chorros de vida y bardomera hacia un ocaso de mar y corazones lentos, con mareas de vientre y de ternura. Río de sueños y de amor y de espumas evanescentes y populosas. Río de corrientes atropelladas y de truchas escurridizas. Río de barbos y de carrizos, que son barbas de río. Río elemental. Agua sin espasmos de contaminación, agua de abluciones purificadoras, agua de catarsis, borbotón, agua viva, agua constante, agua constantemente viva.

Río Fonririn, Muelas de los Caballeros, Zamora

Río Fontirín

A Patricia y Daniel,
porque en el río han amado a la naturaleza.

-¿Adónde vas, Fontirín,
por esa hondura tan fresca?

-Voy a prestarle las aguas
al Negro, al Tera y al Esla.

-¿Y ese ropaje que luces,
oscuro verde de humero?

-Es mi vestido de gala
para soñar con el Duero.

-El Duero, agua inocente,
no es río para soñar.
No tiene ya enamorados
que quieran irlo a mirar.
Es haragán, está sucio
y no se quiere enmendar.

-Mis aguas van a un destino
que yo no puedo burlar.
Si el Duero es mi purgatorio
es que mi cielo es el mar.

De Trozos de Cazuela Compartida (1991)

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *