logo

Monthly Archives: Noviembre 2014

29 Nov 2014

Dos momentos en dos poemas

Ayer te dije:

Me conmuevo en tu risa,
que es de corazón luminiscente.
En tus ojos espléndidos,
de luz transfigurada y expresiva.
En tu pecho de alcurnia,
que rebosa emoción y precipicio…

En ti, en tu gozoso vientre,
que sabe a turbación y es de manzana.

27 Nov 2014

El abuelo, el nieto y el cura

Gracias a la atracción en la que me tenía envuelto de niño, mi abuelo siempre ha sido para mí un motivo de inspiración literaria. De hecho, creo que la primera vez que cogí en serio una pluma fue para escribir un cuento en el que se reflejaran ciertos aspectos de su vida que me resultaban especialmente atrayentes.
Después imaginé un poema sobre su muerte que quedó recogido en el libro “Tierra conmovida”. Dejo aquí unos párrafos del cuento para facilitar, si cabe, la comprensión del poema.
25 Nov 2014

In extremis

Cuando yo era niño, pocas personas había en el mundo, si es que había alguna, que fueran más entrañables que mi abuelo. Luego me hice joven y el abuelo pasó a estar más en un segundo plano, pero entonces apareció Víctor Manuel con el suyo que, si os acordáis, estaba sentado en el quicio de la puerta. Y no se había apagado aún el cigarro al que se aferraba aquel entrañable picador, cuando Alberto Cortez vino a rescatar al suyo a Galicia…
24 Nov 2014

El árbol seco

Un hombre camina por el campo, va encorvado, de su figura emana una profunda tristeza. Sube una pequeña loma, se topa de frente con un árbol seco. Mira hacia arriba y, en ese instante, sus ojos se encuentran con los ojos de una extraña figura. Se reconoce en ella. Sonríe. Sabe que su dolor ha terminado.

23 Nov 2014

Labradores

Hace tiempo que los políticos se vendieron a los que, especulando con los transgénicos, hacen pasar por el aro a los pequeños agricultores del mundo. Los especuladores son los propietarios de unas semillas que los campesinos estan obligados a compar todos los años.
20 Nov 2014

Puente en ruinas

Me ha causado tristeza contemplar los despojos de un viejo puente de madera por el que yo pasé tantas veces. De niño, de joven e incluso de mayor. Sin embargo, soy consciente de que este derrumbamiento deplorable, causado por la desidia y el abandono de los hombres, es apenas una metáfora de algunos otros puentes que lamentablemente ha roto la crisis. Me refiero a los que ponían en contacto a la pobreza con las orillas del bienestar.
14 Nov 2014

El amor, el sueño, la fe

El amor, el sueño, la fe

-Hoy me siento naíf, querida Ausentia.
-¿Naíf? ¿Y no querrás decir otra cosa?
-¿Por ejemplo?
-Nostálgico, mimoso, tontorrón, necesitado de caricias y de ternura.
-No, no, hoy me siento naíf porque me siento elemental, sencillo y simple. Hoy quiero volver a las hermosas praderas de la inocencia.

12 Nov 2014

Llámame insistencia

Llámame insistencia

Llevaba un día gris en la expresión intensa de la cara. Pero no era un lunes, sino una honda y acerada pena. Entonces la miré y le dije:
-Tienes los ojos tremendamente claros, tanto que se ve la lejanía en la que habitas. Pero tú te muestras oscura como las tormentas del atardecer y tu frente está llena de tribulación ¿Dónde quedan los brillos contagiosos de la luz, los alargados labios de la risa, los brotes alegres del deseo que se ofrecían ingrávidos a la primavera, la ternura de los sueños aterciopelados en el silencio nocturno de las almohadas? ¿Dónde está la voz que promovía canciones de felicidad allí donde reinaba el desconsuelo y la tristeza? ¿Puedo contemplarte con los ojos de la interrogación, entreabriendo los labios para que adquieran realidad las intuiciones? Y si es así, dime: ¿puedo llamarte noche interminable, velo pertinaz y declaradamente opaco? ¿Puedo llamarte venda, apagón, eclipse, fotografía del subsuelo…? O, más sencillamente: ¿puedo llamarte sombra?

10 Nov 2014

Flashes líricos

Flashes líricos
 
1.- Yo he llegado a la poesía en circuitos de soledad, en bocanadas de fe y en butacones de tiempo, rumiando los pastos deglutidos en la infancia y la primera juventud con la saliva nutriente de una lectura desordenada y abundante que, bajo abonos de avidez y regadíos de voluntarismo, alcanzó su plenilunio en el sosiego feraz de un matrimonio sin televisión. (1997)
08 Nov 2014

A mi madre, en el 20 aniversario de su muerte

A mi madre, en el 20 aniversario de su muerte

1.- Cuando yo era niño, la figura de mi madre llenaba todos los espacios de la casa. Después fui adolescente y joven y mayor, pero ella seguía llenándolo todo con su presencia. Un día se fue, como nos iremos los demás, y desde entonces me ocupa la memoria.