logo

Monthly Archives: Diciembre 2012

27 Dic 2012

Nuevas entradas en el blog

Nuevas entradas en el Blog: haz clic aquí Luna de Nochebuena, Reflexiones de un cordero blanco, Ser de todos lo que es mío. El velatorio. La mañana. Llámame insistencia. Te diría. La angustia. La imagen. Sueño. La voluntad oscura. Palingenesia. Por amor. La herencia. Al cerdo de la corrupción le ha llegado el sanmartín de la verdad. Principios de la lógica. El árbol seco. El caballo de Atila. Presentación del libro Animales en el corazón. Parábola de los pájaros. El […]

19 Dic 2012
images.ashx

Animales en el corazón, nuevo libro de Mariano Estrada

images.ashx

     

Animales en el corazón

Las vivencias de la niñez se marcan en el alma con fuego y, para bien o para mal, suelen durar toda la vida. Las que yo tuve de niño están impregnadas de un continuo contacto con los animales: perros y gatos, burros y conejos, cerdos y gallinas, ovejas y vacas. Porque toda esa caterva de residentes habitaba la misma casa que yo y, en torno a ellos, giraba la vida de la familia. Además, teníamos el campo con los pájaros, los lagartos, las serpientes…y el monte con las liebres, los zorros y los lobos. Al final de la niñez me llevaron a un internado de dominicos, pero yo ya había llenado de peripecias las arcas de la memoria, que son aquellas de las que se va nutriendo el futuro. Y, por supuesto, llevaba a los animales en el corazón.

Puedes adquirirlo aquí

19 Dic 2012
images.ashx

Animales en el corazón.- Papel

images.ashx

     

Animales en el corazón

Las vivencias de la niñez se marcan en el alma con fuego y, para bien o para mal, suelen durar toda la vida. Las que yo tuve de niño están impregnadas de un continuo contacto con los animales: perros y gatos, burros y conejos, cerdos y gallinas, ovejas y vacas. Porque toda esa caterva de residentes habitaba la misma casa que yo y, en torno a ellos, giraba la vida de la familia. Además, teníamos el campo con los pájaros, los lagartos, las serpientes…y el monte con las liebres, los zorros y los lobos. Al final de la niñez me llevaron a un internado de dominicos, pero yo ya había llenado de peripecias las arcas de la memoria, que son aquellas de las que se va nutriendo el futuro. Y, por supuesto, llevaba a los animales en el corazón.

Puedes adquirirlo aquí