Presentación del libro POEMAS HUÉRFANOS, de Mariano Estrada

Viernes, día 4 de noviembre, a las 20,30 hotas, en el Centro Social Llar del Pensionista de Villajoyosa

La historia de este libro empieza el día en que, de una forma instintiva y espontánea, le fue asignado un título provisional: Poemas huérfanos. Con este nombre quedaba identificado un archivo en el que, poco a poco, se iban a ir depositando aquellos poemas que no tenían un fácil acomodo en ningún sitio, bien porque perdieron el tren al que tenían que haberse subido en su día, bien porque no fueron escritos para subir a ningún tren, o bien, incluso, porque fueron arrojados en marcha de algún vagón repleto.

¿Procedemos de un pez?

Hoy ha aparecido en la prensa la noticia de que muy posiblemente los humanos procedamos de un pez, a lo que yo oso decir a modo de divertimento: el que se llame Jonás sabe perfectamente que procede de una ballena. Pero vayamos por orden. Primero fuimos barro, sobre el que Dios puso un soplo divino para darnos alma. De ello se aprovecharon los curas. Luego fuimos mono, en constante y darwiniano proceso de evolución. De ello se aprovecharon los políticos. Y ahora que empezábamos a reírnos de las almas porque ya teníamos el hábito de las monerías, nuestro futuro se abre a un pasado de pez, mira tú por dónde. ¿Quién se aprovechará hoy de nosotros?

Aguablanca, caminos de ida y vuelta: tres apuntes

Aguablanca es la perpetua fe en el camino, la perpetua fuente, la perpetua emancipación. Aguablanca es un espacio de eternidad, un fuego inextinguible, una huella que no se borrará mientras el hombre siga siendo un anhelo, una inquietud, una añoranza, una celebración, una búsqueda, una creencia, un aleteo fallido y renovado, simultáneamente posible e imposible...

My name is mariano

...Pero mi nombre tiene otras muchas dificultades añadidas, que no son precisamente pequeñas. Por ejemplo, los que quieren llamarme por un cariñoso diminutivo, tienen dos opciones: o me llaman Mari, cosa que no empieza muy bien, o me llaman ano, cosa que termina mucho peor...